Un proyecto, emprendedores jóvenes y el PAW

creado por Rocío Plúas |

"No hay desarrollo sin educación ni progreso sin cultura”. Alberto Assa. 

Empezamos hace algunos meses con un proyecto que parecía imposible, pero que hoy es una realidad: el Prinz August Wilhelm (PAW), vapor alemán que se encuentra sumergido en aguas del Caribe colombiano, es declarado, este mes, patrimonio por la Unesco, o al menos lo que queda de él, después de haber sufrido tantos saqueos.

Muchas de las piezas recuperadas del vapor alemán, y que durante años han estado guardadas en cajas esperando la luz, encuentran hoy un hogar. Gracias a la donación de Enrique Yidi, el espacio / museo PAW dentro de las instalaciones del Colegio Alemán de Barranquilla alberga una muestra arqueológica; (cerámica, porcelana y metal), numismática (monedas antiguas) y malacológica (moluscos) que muy pronto podrá ser visitada por nuestra comunidad.

El jueves 19 de abril Espacio D. Extensión Cultural y la Fundación Colombo Alemana se sumergieron en la fascinante historia de esta embarcación e inauguraron esta exhibición con un conversatorio en el que participaron Carlos Lindemeyer, Presidente de la Junta Directiva del Colegio Alemán y de la Fundación Colombo Alemana; Andrés Bermúdez, Capitán de Fragata; Enrique Yidi, coautor del libro “De la gloria al olvido”; José Manuel Espinosa, Director del Departamento de Historia de la Universidad del Norte; Hermann León, capitán de navío y director del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas (CIOH) del Caribe y Rocío Plúas, Directora de Espacio D. 

En este encuentro, al que también asistió el Agregado de Defensa de la Embajada de la República Federal de Alemania en Bogotá Teniente Coronel Christian Rauwolf, los participantes hablaron sobre el proceso de creación de este espacio, narraron singulares anécdotas sobre el PAW y analizaron los grandes aportes de los inmigrantes alemanes a la historia y el desarrollo de Barranquilla.

Estructurar la conservación de piezas arqueológicas no ha sido tarea fácil y no pretendemos ser museólogos o expertos en el asunto, es con mucha paciencia, con curiosidad, con ganas de aprender, de informarse, de escuchar a los que saben, de descubrir, experimentar y luego actuar según un sentido común, que los estudiantes de CAS Lina Lara, Luisa Machuca, Pablo Cotes y Gabriel Suárez se han sumergido desde el principio mismo de la preparación del PAW, realizando un trabajo de hormigas, acompañados por su profesor Mauricio Acosta y dirigidos por Rocío Plúas.

La creación de este proyecto, que es por y para el colegio, brinda la oportunidad de que los jóvenes adquieran una nueva experiencia, donde el aprender-haciendo se va tornando una responsabilidad, una toma de conciencia y un aprendizaje natural que les deja el sabor de haber sido parte de los guardianes de la memoria histórica de su entorno.

¡Gracias, chicos y adelante con el PAW, nos falta mucho todavía!

>> Más información 

Volver