Un exalumno detrás del "Uber del fitness"


Seguimos compartiendo historias de éxito de nuestros egresados y exalumnos como Luis Merlano Hoyos, que aunque se graduó en Costa Rica no olvida su Colegio Alemán de Barranquilla.

Merlano está detrás de ULAMAPP, una aplicación que ya está ayudando a muchos a ponerse en forma. ¿Cómo lo logró? A continuación la entrevista que nos concedió para La Iguana Alemana, nuestro boletín informativo mensual.

Perfil personal y profesional

  • Nombre: Luis Miguel Merlano Hoyos.
  • Edad: 31 años.
  • Estado civil: Casado con Juliana Ochoa y padre de dos hijos, Martín y Camila Merlano Ochoa, mellizos de cuatro meses.
  • ¿Dónde vives? Resido en Bogotá. Trabajo ahí, pero mis funciones requieren bastantes desplazamientos a distintas ciudades y países.
  • Estudios: Hice mi último grado en el Colegio Humboldt Schule de San José de Costa Rica. Posterior-mente, terminé un título universitario en la Universidad de Miami, en Estados Unidos. Estudié 3 semestres en Beijing, China, donde residí por dos años, y creé con unos amigos mi primera compañía. En el 2014 fui aceptado para realizar un “Executive Gobal MBA” de la mano de tres universidades (London Business School, Columbia University, Hong Kong University), el cual finalicé con éxito en el 2016.

Luis Merlano, CEO de ULAMAPP, tiene su vida dividida entre países y proyectos. Después de terminar su carrera universitaria, ha dedicado el 30% de su tiempo a crear y liderar empresas en distintos sectores de la economía y el otro 70% a ejercer como vicepresidente de un Holding de empresas familiares. En medio de un viaje desde China hacia Colombia, saca un espacio de su agenda para contarnos sobre ULAMAPP, la innovación y el emprendimiento y, por supuesto, sobre la huella que el Colegio Alemán de Barranquilla dejó en su vida.

La Iguana Alemana (LIA): ¿Cómo nació la idea de ULAMAPP? ¿Qué te inspiró?
Luis Merlano Hoyos (LMH): La idea nació mientras cursaba la maestría, una de las etapas más exigentes, hasta el momento, en términos de tiempo y organización en mi vida. Tomar clases presenciales en más de cinco países y cumplir con las expectativas del trabajo, la familia y los amigos me llevó a reducir las horas de ejercicio. Al finalizar la maestría con muchos kilos de más, empecé a analizar la raíz del asunto. Rápidamente me di cuenta de que no tener acceso a entrenadores personalizados en los países donde asistía a clases me facilitaba la decisión de no hacer ejercicio (si no tengo un entrenador personalizado al lado mío para entrenar, no soy capaz de hacer ejercicio ni de tener esa motivación adicional para ser constante). De ahí nace la idea de ULAMAPP, un aplicativo móvil diseñado para acceder de forma segura a entrenadores personalizados donde quieras y cuando quieras.

LIA: ¿Cómo te ha ido con este proyecto?: ¿En cuántas ciudades está funcionando y cómo ha sido su acogida?
LMH: El proyecto está empezando a tomar tracción en Bogotá y está teniendo un crecimiento estable después de un año desde el lanzamiento. Ha sido un año de mucho trabajo y ajustes operativos y de rediseño del modelo de negocios y del aplicativo móvil. Estamos funcionando en Bogotá, Barranquilla, Cali y Medellín, estas últimas tres por el momento con un nivel de inversión en marketing bajo mientras ajustamos algunos detalles operativos. La acogida en la ciudad de Bogotá ha sido muy positiva y la mayoría de nuestros clientes son compradores recurrentes de nuestros servicios. 

LIA: ¿Cómo es tu equipo de trabajo?
LMH: El equipo de trabajo lo componen ocho personas; el área legal, marketing, IT, Salud, operaciones, servicio al cliente, ventas, y diseño. 

LIA: ¿Cómo es innovar y desarrollar un producto tecnológico en Colombia?
LMH: Difícil. Lo único positivo del proceso es el acceso a capital humano lo suficientemente capacitado en Colombia para facilitar el proceso. La dificultad radica en la falta de apoyos asequibles por parte del gobierno para facilitar desarrollos de esta naturaleza. Hacer empresa en Colombia es una tarea muy complicada y poco incentivada por el gobierno. Exis-ten inmensas cargas tributarias y muchas dificultades que para acceder a subvenciones del gobierno.

LIA: ¿Qué les aconsejas a quienes, como tú, desean emprender en tecnología?
LMH: A todo el que desee emprender, en tecnología u otro sector, siempre aconsejo que la peor decisión es la que no se toma. Para emprender no basta con el deseo, se debe tener la disposición de hacerlo, tomar la decisión y hacerlo. En tecnología la planeación es algo muy clave, modificar el producto toma tiempo y eso, a su vez, se traduce en mayores gastos. 

LIA: Has vivido en China, Estados Unidos e Inglaterra. ¿Has vivido en otros países? ¿Alemania, por ejemplo?
LMH: Viví un corto tiempo en Alemania, desde Agosto del 2002 hasta marzo/abril del 2003. Traté de terminar el bachillerato en Alemania en ese entonces pero, a pesar de que fui aceptado, los años adicionales que me exigían para graduarme no estaban alineados con mi plan de vida. A raíz de eso me fui a vivir a San José de Costa Rica, donde terminé mi Bachillerato en el Humboldt Schule. 

LIA: ¿Te consideras un ciudadano del mundo?
LMH: Estoy convencido, gracias a mi trabajo y a mi espíritu de nómada, que he llegado a conocer y adaptarme a distintas culturas y lo seguiré haciendo muy seguramente. 

LIA: ¿Cómo estas experiencias han influido en tu vida como persona y a nivel profesional?
LMH: Han hecho de mí una persona bastante descomplicada y pragmática. Me adapto muy bien a los cambios en el trabajo y en la vida. 

LIA: Además de tu trabajo, ¿qué otros intereses tienes, qué cosas o temas te motivan e inspiran?
LMH: Me satisface mucho ayudar a personas menos favorecidas o de escasos recursos. Me gusta mucho también leer sobre temas de finanzas y economía. Se trata de estar informado y ser activo en el mercado accionario. 

LIA: ¿Qué es lo que más recuerdas del Colegio Alemán?
LMH: Las iguanas del viejo Colegio, muchos de los profesores y amigos en general con quienes aún mantengo contacto. 

LIA: ¿Qué enseñanzas de la institución aún lle-vas contigo, en tu vida personal y profesional?
LMH: La puntualidad. 

LIA: ¿Qué sentimientos y valores asocias con el colegio?
LMH: Comprensión, amistad, honradez, disciplina, honestidad, pragmatismo. 

LIA: ¿Algún consejo para nuestros estudiantes que sueñan con crear sus propios proyectos?
LMH: Aprovechen al máximo la época del colegio. Están en una muy buena institución, que no sólo se enfoca en el crecimiento intelectual, sino también en la parte emocional; esta última siendo clave en el éxito a futuro como ciudadano, empleado, empren-dedor y/o empresario. La línea que divide un sueño y una realidad es muy delgada y sencilla. Esa línea se cruza solo atreviéndose, tomando la decisión de volver una idea realidad y teniendo las herramientas a la mano que faciliten la carrera al éxito.

Volver