Ultraman: el sueño que hizo realidad nuestro exalumno Tito Crissien

creado por José Ríos Mercado |

Para nuestro exalumno de la Promoción 1992 y aficionado a los deportes de larga distancia y resistencia, Tito Crissien, la invitación a participar en Ultraman 2019 lo llenó de mucha alegría porque es un reconocimiento a sus seis (6) años de trabajo y esfuerzo como atleta. Crissien indicó que el haber participado en el circuito de Ironman lo motivó a inscribirse en esta exigente prueba, de la que solo pueden hacer parte 50 deportistas.

“Tuve la fortuna de ser invitado y los organizadores de Ultraman consideraron que tenía la disciplina, la paciencia y la fortaleza para poder soportar los tres días que dura la carrera, que tiene una distancia total de 517 kilómetros. El primer día fueron 10 kilómetros de natación y 147 kilómetros de ciclismo, el segundo día fueron 276 kilómetros de ciclismo y el tercer día fueron 84 kilómetros de atletismo -el equivalente a dos maratones-”, expresó el administrador de empresas.

Tito Crissien precisó que sus expectativas cuando compite por primera vez en una prueba son: concluirla, terminar bien físicamente y lograr un buen tiempo. Por otra parte, manifestó que además de ser su familia su principal proyecto en la vida, dirigir desde hace 14 años una institución con más de 13 mil estudiantes como lo es la Universidad de la Costa lo enorgullece y más en este momento, cuando está a pocas semanas de lograr la acreditación institucional.

“Muchas cosas han ocurrido luego de graduarme como bachiller. Estudié Administración de Empresas en el Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa) en Bogotá y posteriormente hice un MBA en la Universidad de Miami. Al regresar a Barranquilla trabajé como Secretario de Planeación en la Alcaldía Distrital y después fui Director de Planeación de la Universidad de la Costa”, señaló el administrador de empresas.

Para Tito Crissien la capacidad de análisis y el pensamiento crítico desarrollados durante su paso por nuestro colegio fueron decisivos en cada uno de los proyectos emprendidos tanto académica- como laboralmente. El tiempo permanecido allí y la formación recibida le han permitido valorar mucho más lo espiritual y lo emocional.

Volver