Matemáticas: lenguaje universal

creado por Jasper Schwarz |

En junio de este año puse un pie en el continente sudamericano por primera vez. Antes sabía muy poco sobre Colombia, pero en poco tiempo tuve la oportunidad de conocer la alegre cultura de los colombianos, amantes de la música y la danza. El intercambio intercultural es intensamente fomentado por el Colegio Alemán de Barranquilla, por lo que el simpático profesor Edinson Ayala realiza cada miércoles un recorrido por diferentes barrios y tiendas de Barranquilla con un grupo de profesores alemanes altamente motivados para enseñarles español.

Afortunadamente, me vi obligado a sumergirme en el mundo de la enseñanza de la cultura colombiana. Las matemáticas sólo se enseñan en español en esta institución, así que tuve que buscar un profesor colombiano que me guiara. Por casualidad me encontré con Adolfo Barros.

Aunque mis conocimientos de español son aceptables y los conocimientos de alemán de Adolfo Barros también se limitaban a lo esencial, algo rápidamente se hizo evidente: nos llevamos bien entre nosotros. Por su manera amistosa y honesta, me invitó a sus lecciones. Y durante las lecciones me di cuenta que además de la danza, el fútbol y la música, existe otro lenguaje universal en el mundo: las matemáticas. No necesitaba una palabra de español para seguir las lecciones. Los símbolos, la sintaxis y la semántica son idénticos en todo el mundo.

No sabía qué esperar de las clases en Colombia. Diferentes culturas, diferentes maneras; ¿se verían las lecciones en la tierra de los poetas y pensadores? Pero entré a la clase sin prejuicios y me sorprendió positivamente. Adolfo Barros tiene su clase bajo control como un chef tiene sus verduras e inspira con claridad y compromiso. He aprendido mucho de él.

El placer de enseñarse a sí mismo no tardó en llegar, aunque la clase se impartió en alemán como excepción. Pero la dificultad adicional de no tener hechos simples explicados en un idioma extranjero fue dominada por la clase sin ningún problema. Y como siempre, fue muy divertido enseñar matemáticas. Sólo Adolfo Barros echó un vistazo cuestionador a una u otra de las muchas sílabas alemanas. Tal vez algún día pueda volver a enseñar español.

Volver