“Hay mitos en torno a la separación que no ayudan a los hijos a afrontar esta situación”: Claudia Idárraga Cabrera (Psicóloga – Universidad de la Costa)

creado por José Ríos Mercado |

Con ocasión de la charla ‘Manejo de los hijos después de la separación’ la psicóloga de la Universidad de la Costa, Claudia Idárraga, expresó que hay varios mitos en torno al manejo de este evento. Claudia Idárraga indicó que en la mayoría de casos estos mitos no ayudan a los hijos a afrontar esta situación, puesto que los padres asumen que ellos tienen la madurez suficiente, que no entienden lo que está pasando y que alguno de los progenitores puede llenar el vacío dejado por el otro. 

“Todo niño espera que al llegar a la vida si encuentra a sus padres juntos, espera que el desarrollo de la vida sea de la misma forma. Un niño no espera que papá y mamá se separen, un niño espera que puedan seguir juntos; es por eso que es vital la actitud de los padres frente a este evento, cómo afrontarlo, cómo asumirlo, qué actitudes tener en cuenta en el momento en que ocurren este tipo de situaciones”, precisó la psicóloga. 

Claudia Idárraga manifestó que la separación de los padres genera movimientos, que en ocasiones conllevan a otras pérdidas como los cambios a nivel de casa, escuela y estilo de vida. Así mismo, calificó como compleja la forma como los niños organizan mentalmente lo que está sucediendo. 

“De acuerdo a cada momento evolutivo la separación se vive de una forma diferente; no es igual como lo enfrenta un niño de tres años a como lo enfrenta un adolescente, su desarrollo cognitivo, su desarrollo emocional es totalmente diferente. Mientras que para un niño de tres años la separación es vista como una forma de abandono, el de ocho años comprende su finalidad y el de 12 años comprende psicológicamente los motivos de porqué papá y mamá decidieron separarse”, señaló la psicóloga.

Claudia Idárraga invitó a los padres separados o en proceso de separación a estar muy atentos al comportamiento de los hijos en el rango de edad de los 12 a los 14 años porque pueden llegar a ser muy impulsivos y es una etapa de riesgos. Finalmente, dijo que hay algunas investigaciones que han mostrado que las reacciones de los niños frente a la separación no están sólo asociadas a su edad y su sexo, sino con la percepción que ellos tienen sobre cómo los progenitores afrontan este evento.

Volver