El sistema Tándem llega a la Primaria


Cualquier mañana entras a un salón de Klasse 1, la profesora Gavina Cuesta dice “buenos días” y el profesor alemán Andreas Sadeger lanza, al segundo siguiente, un contudente “Guten Morgen” que todos los niños repiten al unísono. Así, con esa sencilla escena, podemos entender de qué se trata el sistema Tándem en el Colegio Alemán de Barranquilla que, a partir de este año, como novedad, se extiende desde Parvulario hasta la Klasse 2. 

Al igual que la bicicleta con más de un asiento y una pareja de pedales, este sistema consiste en que dos profesores enseñan por aula: un docente solo habla en español y otro solo habla en alemán, con el fin de que los niños se acostumbren desde temprano a ambos idiomas, reforzando el materno y aprendiendo otro de forma simultánea. 

Lourdes García, profesora tándem de alemán de la Klasse 2, explica que “la idea es que los niños tengan más exposición al idioma y que se siga la misma línea de trabajo del Kindergarten, tomando como base una familia donde papá habla un idioma y mamá otro; así, al estar todo el tiempo expuestos a ambos idiomas, los estudiantes tendrán una mejor comprensión a nivel auditivo y a la hora de entender el lenguaje en contexto”.

"El Tándem es una excelente idea porque los niños van a acostumbrarse fácilmente a los sonidos del alemán; tienen la oportunidad de escuchar la pronunciación todo el día y, después de un tiempo, la van a reproducir con más rapidez y mejor calidad que sólo con las clases de alemán”, agrega la profesora alemana de Klasse 2 Chantal Kelner. A través del Tándem también se vive el trabajo colaborativo entre los dos profesores, quienes además comparten la responsabilidad de planear, trabajar y evaluar en conjunto. 

Mucho trabajo en equipo

Ligia Ibáñez, de Klasse 2, señala que la experiencia Tándem es enriquecedora para el trabajo en equipo porque “los dos docentes trabajamos durante un tiempo en las mismas áreas, Matemáticas, Ciencias Naturales y Artes, pero también mi tándem trabaja a solas en Alemán y yo a solas en Español e Individuos y Sociedades; así, cada uno tiene una visión del grupo, pero los dos la integraremos a la hora de evaluar”. 

Ese componente de familia compuesta con el que se aprende en cada aula Tándem se ha extendido a la cultura institucional. Para Lorena Rojas, docente de Klasse 2, “se trata de una nueva experiencia para la Primaria que permite vivenciar con más profundidad la multicuturalidad de dos países fusionados en la clase y hacer más visible la cultura colombo-alemana, de manera natural, para que los niños sientan que hay un ambiente armonioso entre los dos docentes”.

Para Ibáñez, así como el sistema Tándem es una gran experiencia de aprendizaje y crecimiento, constituye también un gran desafío, ya que dos culturas deben intercambiar diariamente por un bien común.

“Es un reto para colombianos y alemanes, porque cada uno tiene su visión del quehacer pedagógico; estamos motivados y a la expectativa, pero implementar este sistema es un proceso en el que debemos estar siempre abiertos a la crítica y haciendo ejercicios de reflexión sobre el trabajo en el aula para hacer siempre las cosas mejor”, opina García. La profesora Gloria Grimaldo resalta que esta iniciativa es muy valiosa para los docentes. “Nosotros, en Klasse 1, tenemos la ventaja de recibir niños de Kindergarten que ya están acostumbrados al Tándem, entonces será una experiencia maravillosa porque vamos a aprender mucho de ellos”, asegura.

Así, mientras los profesores Tándem reflexionan sobre los procesos de enseñanza-aprendizaje en conjunto, los más pequeños del colegio construyen cimientos más sólidos para aprender una segunda lengua de la forma más orgánica posible, como si todos crecieran en una familia multicultural. 

Volver