El sistema Tándem en el Kindergarten


Un tándem es una bicicleta para dos, provista de pedales para dos. En cada aula del Kindergarten del Colegio Alemán de Barranquilla pedalean dos: un docente que se comunica en español y otro que sólo habla en alemán. La meta que comparten es la enseñanza natural y espontánea de estos dos idiomas de manera simultánea.

La inmersión lingüística es un tema prioritario en nuestra institución. En el Kindergarten se trabaja con la metodología Tandem, que consiste en que dos profesores con diferentes idiomas conforman un equipo para enseñar a los niños cada uno en su propio idioma. El trabajo es colaborativo y permite enfrentar la complejidad de las exigencias de un salón de clases; en ese sentido, se comparte la responsabilidad de planear, trabajar y evaluar en conjunto.

Con el sistema Tandem se realiza una inmersión temprana de tal forma que los niños continúan reforzando su lengua materna (L1) y aprenden una segunda lengua (L2). 

Este trabajo se desarrolla de manera transversal en las áreas por medio de la comunicación en las dos lenguas. Se inicia con los niños pequeños porque ellos muestran claras ventajas en el aprendizaje de un nuevo idioma frente a los mayores y adultos.

Para que el sistema Tandem avance a toda velocidad, debe cumplir con diversos aspectos:

  • Tener como objetivo el bilingüismo y el biculturalismo.
  • Identificar el idioma con un individuo Los niños pequeños identifican un idioma con una persona; muchas veces no pueden nombrar el idioma que están escuchando y/o hablando, pero lo identifican como “idioma de mi mamá” o “como habla mi profesor”.
  • Hablar siempre en el idioma extranjero. Cuando la misma persona cambia de un idioma al otro resultará prácticamente imposible para el estudiante identificarlo claramente.
  • Aprendizaje natural. La comunicación espontánea de los estudiantes permite la libertad de expresarse en uno de los dos idiomas. Mucha presión puede causar rechazo y puede afectar de manera negativa la relación con el representante del idioma.
  • Practicar cotidianamente. La expresión oral se practica en situaciones estructuradas, cotidianas, hábitos y rutinas.

Esta responsabilidad compartida de la enseñanza permite discutir estrategias y experiencias y, de esta manera, elegir las herramientas que beneficien a los niños según sus estilos y ritmos de aprendizaje, en un ambiente de clase donde la comunicación en dos lenguas sea auténtica.

Volver